Los Dilemas: El Dilema de la palabra “Revolución”

Raul SalazarRaúl Salazar: Uno de los grandes problemas que existen en el planeta tierra es la palabra “Revolución”. Normalmente, esa palabra expresa cambios en formas violentas, crecimiento en forma abrupta, como lo ha sido la parte industrial e innovaciones pero hay una que me llama poderosamente la atención: LAS REVOLUCIONES POLITICAS.

La historia documental y crítica hace que profundicemos en estos términos ya que nos coloca en un dilema para determinar si la palabra revolución, desde el punto de vista político, implica cambios y transformaciones de un país o una nación o simplemente que un grupo desplace a otro en la búsqueda del poder. Vamos a tomar como ejemplo varios países que han estado en profundas revoluciones para buscar el verdadero significado de la palabra. El primero de ellos es la China, donde se ha manifestado una gran revolución de la población mas grande del mundo, que fue dirigida y orquestada por el líder Mao Tse Tung. Este personaje predico una doctrina y catequizo a un pueblo, pero al final la intención quizás no era la de cambiar un país ya que gobernó 27 años sin ceder el poder y costo más de cien millones de muertos. De esta manera, se mantuvo siempre como el primer ministro chino y en el momento de su muerte nombro a heredera de la revolución china no al pueblo sino a su esposa quien se unió a otros 3 lideres formalizando el grupo de los 4. La misma historia genera cambios y aparece Deng Tsiao Pingque, quien inicia políticas estructurales ya que China estaba en la mas profunda pobreza, y para mantenerse alimentados debían tener un gallinero vertical.

Otro ejemplo que podemos tomar es la Rusia de los Zares, que todos son pasados por las armas y los revolucionarios Bolchevique toman el poder en 1917 con Lenin como la figura predominante. Pero la historia nos enseña que para ser relevado del poder tenia que fallecer, y sin ningún método democrático, se establecía su sucesor. De estos procesos nace Stalin, Nikita, Brezhnev hasta llegar al famoso movimiento Perestroika en el cual podemos determinar la misma máxima, donde se utiliza la palabra revolución para mantenerse en el poder.

Un caso muy particular es Libia, con una filosofía de un “Libro Verde”, Gadafi domina 40 años y al final un pueblo cansado de su revolución se alza en armas y el líder máximo trata de cederle el poder a su hijo revolucionario. Otra analogía aun mas cercana es la revolución cubana, una isla en la cual aparece la figura de Fidel en los años 60 y continua en el poder. Además, por objetivos de salud le ha cedido a su hermano Raúl conducir al país. Nuevamente, la duda de la palabra revolución, quizás para hacer las transformaciones, o mantenerse como únicas figuras.

En la actualidad aparece una nueva realidad: las revoluciones democráticas pero armadas. Es así, como llegamos a nuestro ejemplo de los dirigentes de los países del Alba como Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Bolivia  que siempre empiezan con la revolucionaria idea de una constituyente pero el objetivo principal nos conduce a que a la determinación del tiempo de mandato y quede abierta la opción de tantas veces deseen repetir en el cargo de alta magistratura. Venezuela es un claro ejemplo de esto, a pesar de que en nuestra constitución no podía someterse nuevamente a un referéndum el articulo donde se especifica el tiempo de mandato que implicaba un solo período adicional. Con artimañas constitucionales, o mejor dicho inconstitucionales, se volvió a someter a un referéndum y fue borrado de nuestra historia la frase “por un solo período mas”.

La palabra Revolución que significa transformación, pasa a tener un preponderante significado que es mantenerse en el poder. De ahí el dilema, si la revolución significa transformaciones o simplemente como se inventa una teoría con mañas y artificios para quedarse en el poder. Y lo que es mas triste, como lo especifica la historia: el que tiene el poder quiere dejar un sucesor o heredero, simplemente para afferrarse a él hasta después de la muerte.

Disculpen, se me olvido mencionar a Siria, Korea del Norte y muchos más. Que dilema es la palabra revolución…

 

Raúl Salazar

Leave a Reply