Claro y Raspado: Campaña de espanto y brinco

combraPor: Lisbeth de Cambra.-Caracas.- Pudiese parecer absurdo que en pleno siglo XXI existan imágenes de difuntos “Venerables” compitiendo en una burda campaña electoral desde el más allá, pero en la competencia relámpago por la presidencia de Venezuela, el candidato de la tolda oficialista, Nicolás Maduro,  se ha dado a la tarea de delirar públicamente, al mejor estilo espiritista, para intentar enamorar a los seguidores oficialistas con burdas y terribles imitaciones del Presidente fallecido, llegando a expresar sus visiones del Comandante Chávez “transformado” en pajarito. Si bien pudiese dar risa, realmente  es preocupante el bajo nivel intelectual de este personaje sobrevenido de la política neocomunista venezolana. Entonces nos preguntamos: ¿Cómo alguien en su sano juicio puede expresar tales barbaridades en una campaña electoral que pretende ser seria?  Pues, pareciera que para el gobierno “Encargado” y sus asesores de la Habana vale todo, hasta agarrarse de la imagen de un difunto y subestimar al pueblo venezolano, tratándolos sencillamente como brutos, como minusválidos sociales y culturales.

Mientras que el candidato de la oposición venezolana, Henrique Capriles se crece en un discurso retaliador al poder auto impuesto, pero con sentido constructivo, de reconciliación y con un proyecto de país posible, el candidato del oficialismo ha acudido a la denigración, el espejismo, el delirio y la mentira como argumentos para intentar sostener un proyecto de continuismo trasnochado, que cae vertiginosamente en las encuestas y que solo mantienen “Parapeteado” en un chantaje emocional para los que creyeron incondicionalmente en la promesa de Hugo Chávez, mediante la sobre utilización de su imagen, intercalando afiches del candidato vivo y el presidente muerto, nombrándolo en cada discurso, acudiendo a la manipulación colectiva y a delirios amenazantes en duelo perpetuo. Lo mejor de esta campaña electoral es ver lo mal candidato que es Maduro, el sucesor impuesto y embestido de miedo con rabia, mal discurso, nada de contenido y altísimo rechazo, no solo entre los opositores,  sino también entre algunos sectores oficialistas que no perdonan la coronación de este borroso príncipe gris.

Demagogia en Realismo Mágico

                Realismo mágico: género metalingüístico y literario. Se define como una preocupación estilística y el interés de mostrar lo irreal o extraño como algo  cotidiano y común. Su finalidad no es suscitar emociones sino, más bien, expresarlas, y es, sobre todas las cosas, una actitud frente a la realidad. (Fuente: Wikipedia)

Este concepto nos aclara algunas interrogantes y nos permite entender que los espejismos inducidos y bien estudiados por el comando de campaña rojo, pudieron ser efectivos por 14 años para el difunto presidente vista su locuacidad, pero han sido literalmente un fracaso para el candidato sobrevenido, ya que más que representar naturalmente un papel, está haciendo una tarea de espanto y brinco encomendada desde Cuba, esta vez con el viento a favor de un pueblo valiente y deseoso de libertad.  Nada garantiza el triunfo de la Democracia el próximo 14A, pero por primera vez en mucho tiempo este momento inmensamente oscuro, podría ser justo el instante anterior del amanecer.

Lisbeth De Cambra

Periodista Venezolana

 @LisbethDeCambra

One comment on “Claro y Raspado: Campaña de espanto y brinco

  1. oswaldo delgado says:

    muy acertados tus comentarios y opiniones… saludos

Leave a Reply