Disidentes denuncian la represión cubana

represion en cubaIntegrantes de la disidencia interna cubana intensificaron sus denuncias contra las autoridades de la isla al tiempo que hicieron un llamado a gobiernos democráticos y organizaciones de derechos humanos para que estos condenen la represión interna.

En su primera actividad en Madrid, la portavoz de las Damas de Blanco, Berta Soler, calificó de “terrorismo de Estado” la presión y el hostigamiento que ejerce la policía política. En ese contexto aseguró que la represión, lejos de disminuir o bajar de intensidad, ha aumentado en todo el país.

“Tenemos hombres que solamente por expresarse los llevan a prisión cinco o seis meses sin hacerles juicio”, dijo Soler, de 49 años, en un encuentro organizado ayer martes en la Casa de América, en Madrid. En la actividad participó la presidenta del Partido Popular, Esperanza Aguirre.

“La policía nos arrastra y golpea, nos hala los pelos, nos deja botadas a horas de la madrugada en las carreteras, en las playas, amarradas con cintos”, añadió Soler. Su intervención fue interrumpida brevemente por un grupo de izquierdistas que fueron desalojados por la policía local.

Mientras tanto, en México, la reconocida bloguera Yoani Sánchez se reunió con miembros de la Comisión de Justicia del Senado, el Tribunal Supremo, y profesores de la Universidad Iberoamericana, en Ciudad de México. Sánchez, al igual que Soler, fue objeto de manifestaciones e insultos de simpatizantes del gobierno de Raúl Castro.

“Me pregunto, como ciudadana preocupada por las arcas de mi país, cuánto se gasta el gobierno de Cuba en organizar estos actos en el extranjero”, dijo Sánchez en su cuenta de Twitter. “Ningún insulto va a callarme, podrán enviar a un coro de gritos y a las huestes de la difamación, pero no dejaré de hablar ni de opinar”.

Las observaciones y denuncias de los opositores cubanos coinciden con un informe lapidario de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) sobre el estado de la prensa independiente y las libertades individuales en Cuba. El informe concluyó que los periodistas cubanos son hostigados y amenazados constantemente a pesar de los reclamos de la comunidad internacional sobre las violaciones a los derechos humanos.

En Ginebra, Rosa María Payá, hija del fallecido disidente Oswaldo Payá, solicitó nuevamente a la ONU que ordene una investigación “internacional e independiente” para esclarecer la muerte de su padre.

Payá, fundador del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), y el activista Harold Cepero, murieron el 22 de julio del 2012 en un accidente de tránsito en La Habana.

En un juicio realizado en octubre, las autoridades de la isla condenaron al español Angel Carromero, dirigente de Nuevas Generaciones, las juventudes políticas del PP, por el accidente. Fue sentenciado a cuatro años de prisión. Posterioremente Cuba envió a Carromero hacia España para que siga el resto de su sentencia en virtud de un acuerdo de 1998 entre Madrid y La Habana.

Rosa María Payá entregó una carta abierta al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. La petición fue respaldada por al menos medio centenar de activistas pacíficos y representantes de organizaciones democráticas.

“Los crecientes y creíbles alegatos afirmando que el gobierno cubano puede haber sido cómplice del asesinato de su más destacado crítico no pueden ser ignorados por la comunidad internacional”, subrayó uno de los párrafos de la carta.

 

Leave a Reply