La calamidad del ama de casa en Cuba

cuba carrosSi la grasa y los aceites comestibles no llegan a tiempo para cubrir las cuotas racionadas de los cubanos, y su precio brilla inalcanzable en las tiendas de divisas, hay un sencilla razón que lo explica: No hay.

Los datos de la firma comercial Trade no dejan lugar a dudas. Cuba importó el pasado año $100 millones de dólares menos de grasas y aceites comestibles que en el 2011. El gobierno no ha dicho una palabra sobre las causas de esta dramática caída. Sus consecuencias reducen las posibilidades alimenticias de la deteriorada canasta básica de la población.

​​En el 2011 Cuba importó $143 millones de dólares en grasas y aceites combustibles, pero sólo $49 millones el año pasado.  Brasil es el principal exportador de ese rubro a la isla, seguido de Estados Unidos, que en el 2010 le vendió a Cuba $30 millones de dólares en grasas.

Para compensar la escasez de grasa los cubanos que pueden, acuden a los mercados agropecuarios a comprar carne de “puerco para sacar manteca”, explica Margarita Díaz de Florida, en la provincia de Camaguey. El aumento de la demanda ha disparado los precios afectando los bolsillos de los más necesitados. En las tiendas de divisas la situación no es diferente.

Leave a Reply