Leonor Watling, entre el cine y la música

Leonor Watling admite que existe “un debate interno” a la hora de dar prioridad a una de sus dos pasiones, el cine y la música, dos terrenos en los que ha conseguido el éxito y que ha logrado compatibilizar, como demuestra el estreno en EE.UU. de “If I Were You” mientras prepara una visita a Argentina en abril con su grupo Marlango.

Eso sí, trabajar en Hollywood, aunque le apetece, nunca le quitó el sueño. Ni siquiera cuando empezaron a llamarla tras el estreno estadounidense de “Hable con ella” (2002), su primera colaboración con Pedro Almodóvar.

“La respuesta sin pensar es sí, me gustaría probar. Es como ser gladiador y no querer ir a Roma. Pero la realidad del día a día, la verdad de cómo soy yo, de qué me impulsa a trabajar, de qué me hace feliz, de qué me sostiene como persona, es un poco incompatible con el valor necesario para irse allí a picar piedra. No cierro ninguna puerta, pero me conozco y sé que cosas puedo soportar y cuáles no”, dijo la actriz española en una entrevista con Efe.

“Estar dos meses en un hotel no me compensa. La vida tiene mucho que ver con el esfuerzo que pones y el resultado. Igual me compensa tragarme horas de aviones y furgonetas para tocar con Marlango porque lo que recibo es tan bestia que lo malo no me cuesta -confesó-. Pero cuando me empezaron a llamar de Hollywood estaba muy metida con el comienzo de la banda. Todo aquello fue una lección”.

“If I Were You” es una comedia independiente dirigida y escrita por Joan Carr-Wiggin, en la que dos mujeres entablan una inusual amistad tras descubrir una de ellas que su marido le está siendo infiel con la otra. Ambas deciden cambiar sus respectivas vidas aceptando los consejos que se dan mutuamente.

El reparto del filme, que se estrena mañana con copias limitadas, entre ellas en Nueva York y en la sala Laemmle’s Music Hall 3, de Beverly Hills, lo completan Marcia Gay Harden, ganadora del Óscar por “Pollock” (2000), Aidan Quinn y Gary Piquer.

Watling interpreta en la cinta a Lucy, la joven envuelta en esa infidelidad, un personaje inocente y con mucho humor que Carr-Wiggin diseñó con la madrileña en mente tras ver su actuación en “A mi madre le gustan las mujeres” (2002).

“Es un honor. Me llegó el guión y, normalmente cuando te llega uno de fuera intuyes que se lo han mandado a 2.000 actrices antes, pero no. Me llamó, me dijo que me había visto en aquel trabajo y que había escrito el personaje para mí. Fue una cosa muy bonita”, afirmó la intérprete de 37 años.

No obstante, la decisión de formar parte del proyecto no fue sencilla. Al principio dijo que no porque el rodaje coincidía con la salida al mercado del disco de Marlango “Un día extraordinario”, pero dio marcha atrás rápidamente y, animada por la participación de Harden, se fue al frío de Toronto en enero del año pasado a grabar por dos meses.

“Trabajo mucho por cariño”, admitió. “Si de repente sientes que te vas a ir a la otra esquina del mundo con alguien con quien vas a estar a gusto, te atreves más. Soy muy valiente en ese sentido. Me guío por las personas. Profesionalmente no sé cómo es de acertado, pero es como trabajo y como soy feliz”, agregó.

Leonor WatlingPor eso no tiene previsto cambiar su forma de afrontar esos retos profesionales, aunque mantenga siempre la duda acerca de qué camino tomar: cine o música.

“Es un poco desgarrador a veces, pero al final es una celebración. Me gustan tanto que es debatirme entre dos cosas que me gustan mucho. Siento que el cine es mucho más imprevisible y que depende de otra gente. Estás muy a merced del exterior. Y con la música tengo la sensación de que tengo algo más las riendas. Lo intento llevar con dignidad y sin que se me caiga ninguna de las dos cosas”, declaró.

Al mismo tiempo admite ser “una privilegiada” puesto que su profesión le permite disfrutar de “tiempo útil” con su pareja, el músico Jorge Drexler, y sus dos hijos, y desea volver a trabajar con Almodóvar, cuya última obra, “Los amantes pasajeros”, le ha parecido “divertidísima”.

“Me parece genial que se zambulla en la comedia más gamberra tras las películas que ha hecho. Es súper frívolo y tiene una lectura bastante ‘heavy’ de cómo está España y la sociedad. Me lo pasé muy bien y creo que esa era la intención”, apuntó la actriz, a quien no le sorprenden las críticas que ha recibido el cineasta.

“Hay un amor-odio monumental por Pedro en España”, finalizó.

Leave a Reply