Los Marlins caen ante los Bravos

marlin bravosLa memoria muscular de los Marlins se ha perdido por estos días y es como si el equipo no recordase cómo golpear una pelota de manera efectiva con el bate.

A pesar de otra excelente actuación de uno de sus lanzadores abridores, los peces volvieron a fallar ofensivamente para caer el martes por la noche 3-2 ante los Bravos de Atlanta delante de una asistencia anunciada de 14,222 aficionados en el gigante de La Pequeña Habana.

Si el lunes Kevin Slowey fue víctima de la incapacidad productiva del conjunto floridano, ahora le tocó a Wade LeBlanc experimentar una realidad que no parece irse a ninguna parte y puede sentenciar desde ya esta larga temporada: los Marlins no pueden facturar carreras, al menos no más que el rival.

Esta ineptitud con el madero es la causa fundamental de que los peces hayan perdido siete de sus primeros ocho encuentros y se encuentren metidos de lleno en su peor comienzo de campaña desde el 2006. No por gusto poseen la quinta peor ofensiva de todas las Grandes Ligas y una racha de cuatro fracasos.

“Wade hizo su parte y nos mantuvo en el juego, pero seguimos buscando ese gran hit que no aparece’’, expresó el dirigente Mike Redmond. “Tuvimos hombres en posición anotadora y las cosas no salieron como queríamos. En un momento se bateó duro, aunque de frente. En otro tocamos la bola [Rob Brantly en el noveno] y se produjo un doble play. En fin, perdimos un gran trabajo del pitcheo abridor’’.

Atlanta, por su parte, vive su mejor inicio de contienda en los últimos siete años gracias a un pitcheo solvente y un bateo no abundante pero si efectivo, sobre todo de un candente Justin Upton que reafirmó su gran momento con un doble impulsor en la octava entrada.

Los Bravos marcaron dos carreras en el primer inning con cuadrangular de Evan Gattis, pero eso fue lo único que los visitantes pudieron hacer ante un LeBlanc que mereció mejor suerte o, al menos, más apoyo de sus compañeros, peleados con el hecho de anotar carreras para ganar juegos.

Durante seis entradas, LeBlanc permitió seis imparables, otorgó un boleto y ponchó a cinco, y sostuvo un digno duelo de pitcheo con Kris Medlen, quien se ha convertido en el amuleto de la buena suerte de Atlanta desde la temporada pasada, cuando el equipo casi nunca perdía en sus aperturas.

Este año había sido el responsable de la única derrota de los Bravos, pero en esta ocasión estuvo inmenso al aceptar apenas tres hits y permitir una sola carrera sucia cuando los peces anotaron en el segundo aprovechando un error de BJ Upton en el jardín central y un tiro desviado del tercera base quisqueyano Juan Francisco a la inicial.

La segunda carrera de los Marlins se produjo en el octavo por imparable del dominicano Plácido Polanco.

Los peces, que no tienen una campaña victoriosa ante los Bravos desde el 2009, llevan seis derrotas en fila ante el club de su exmánager Fredi González.

“El esfuerzo está ahí y ahora mismo los muchachos se sienten muy mal con lo que pasa, pero lo últimos que debemos sentir es pánico’’, agregó Redmond. “Tenemos que confiar en que esto va a cambiar y pronto’’.

 

Leave a Reply