Meditación: Cancela lo negativo y prográmate a positivo

MONICA-MEJIAS-FOTOPor; Mónica Mejías .-En el artículo anterior me referí al mágico poder del pensamiento. La conclusión se enfocó en que deberíamos pensar, decretar y actuar siempre de manera positiva, en todos los aspectos y situaciones de nuestra vida. Quizás pienses que es muy fácil decirlo y tienes razón. A cada ser humano se le cristaliza en su subconsciente un sinnúmero de creencias que se han acumulado desde su infancia, y que han tomado formas arraigadas, específicas y muy personales (positivas o negativas), de acuerdo a la interpretación o emoción que le dimos a cada experiencia, en el instante que fue captada.

 

La mayoría de las veces, lo que nos deja una experiencia, más que el suceso en sí, es la emoción que ésta nos hizo sentir en su momento. Por eso, muchas veces no sabemos de donde vienen algunos de nuestros miedos, ansiedades o tristezas; y es porque no recordamos el hecho que nos lo produjo. Al no conocer el origen, se nos hace más lento el proceso de desprogramación y programación. En esos casos, es importante recurrir a un especialista, que posiblemente nos aplicará la terapia de la hipnosis, la cual nos ayudará a encontrar la raíz de la situación que nos perturba y así, solucionarla. Ahora bien, para los casos comunes, cuando se trata de crear una rutina diaria de pensamiento positivo, te voy a dar la siguiente fórmula, que es tan sencilla, como efectiva:

 

Cada vez que te encuentres pensando de forma negativa, te sugiero hacer lo siguiente:

 

1)  Cancela el pensamiento, “negándolo”.

2)  Respira profundamente y exhala con fuerza

3)  Inmediatamente “sustitúyelo por el opuesto a positivo”. Repítelo varias veces y constantemente. (No de una manera desesperada. Por el contrario, dilo con firmeza, afírmalo o decrétalo con tranquilidad y siente fe de que lo que dices, es así).

 

Nota: Si al afirmar el lado positivo, sientes que no lo estás creyendo (que lo haces sin fe), busca palabras que te sean factibles, para que te ayuden o motiven a creerlo.

 

Por ejemplo: Estás pensando que eres fea:

 

1)   Dices: “Cancelado, NO soy fea”

2)   Respira profundamente y exhala con fuerza

3)   “Soy una persona bella, espectacular, soy BELLISIMA” (si no te lo crees, usa palabras como: “Cada día me pongo más… bella y espectacular” o “Estoy cambiando y me estoy poniendo cada día más… ”

 

Aunque no lo creas o te parezca simple, esta fórmula te ayudará a eliminar la “costumbre” de pensamientos negativos, programándote a un patrón de pensamientos positivos que podrás aplicar en “CUALQUIER SITUACION”. Lo importante es estar dispuesto y alerta a las palabras que pronuncias y a tus pensamientos. Inicialmente no te preocupes tanto de las emociones que tengas, ya que si modificas a positivo tus pensamientos, palabras y acciones, la emoción positiva se irá manifestando sola. ¡Aplícalo, y verás como tu vida irá cambiando a positivo!

Leave a Reply