Meditación: El Mágico poder del pensamiento

MONICA-MEJIAS-FOTOPor: Mónica Mejías.- Existe un gran poder dentro de nosotros. Un poder que podemos manejar. Ese poder es innato y es la virtud más valiosa que poseemos. Me refiero al poder del pensamiento.

Te explico: El cerebro es el instrumento de apoyo para los pensamientos, que recorren sus circuitos a la velocidad de la luz. Los pensamientos son vibraciones, chispazos electromagnéticos que emiten ondas igualmente electromagnéticas. Esas cargas se liberan por las diferentes reacciones químicas que suceden en el cerebro. El pensamiento o irradiación mental viene a ser, para que lo entiendas mejor, como una onda hertziana, tomando el cerebro como si fuese un aparato emisor y receptor a la misma vez (como por ejemplo, las ondas radiofónicas),  el cual a través de los átomos se transmite a niveles inconscientes, por medio de una glándula situada en el entrecejo llamada glándula pineal, transmitidas como describí anteriormente, por ondas electromagnéticas a nivel sub-molecular.

Paralelamente, los pensamientos producen emociones, unas más intensas que otras, y la intensidad de la emoción, hace que esa onda o energía sea más fuerte o más débil. Somos seres emisores y receptores psíquicos, con un inmenso potencial energético, imposible de calcular. Algunos investigadores afirman que el cerebro segrega pensamientos, como los riñones orina y el hígado, bilis.

Cada pensamiento que tuvo una emoción muy intensa, quedará grabado en el subconsciente. Nuestro subconsciente no sabe separar lo positivo de lo negativo. No sabe diferenciar lo bueno de lo malo. Al subconsciente, no lo podemos manejar ni controlar, él solo se encargará de emitir las ondas y materializar el pensamiento. Como una cámara de video. Captas la imagen, la almacenas y la emites. Es por eso que el pensamiento es igual de poderoso al usarlo tanto de manera positiva como negativa, por lo que tenemos que tener mucho cuidado y manejarlo siempre correctamente (de manera positiva).

El tema es mucho más extenso y lo seguiré abordando en los próximos artículos. Sin embargo, la conclusión y objetivo al que me gustaría llegar en éste, es que entiendas que esas conocidas frases: “Somos lo que pensamos” y  “los pensamientos se materializan”, son ciertas y comprobadas.

Si analizas por un instante tu vida y paralelamente, analizas los pensamientos que tienes a diario, lo más probable es que los dos concuerden a la perfección, porque la calidad de tu vida es simplemente la consecuencia de la calidad de tus pensamientos.

Si vives pensando en que todo te sale mal, que eres fea, que siempre te enfermas, que estás sola, que nunca tienes dinero, etc. y si tus emociones se basan en el rencor, la envidia, el egoísmo o si te vives quejando, chismeando, burlándote o criticando a los demás, etc., vivirás sembrando o cultivando semillas negativas y posiblemente vivas cosechando frutos de ansiedad, depresión, tristeza, soledad, enfermedad, escasez, producidas precisamente por el resultado de tus pensamientos en conjunto con tus emociones o acciones, y tu vida seguramente no es ni será muy positiva, como quisieras que fuera.

Lo importante, que es en lo que quisiera enfocarme, es que tú puedes cambiar a positivo tu vida, pensando obviamente, de manera positiva. Pero sólo tú puedes hacerlo. Tú puedes comenzar desde hoy mismo a inyectarle “conscientemente a tu subconsciente”, pensamientos y emociones positivas de amor, salud, belleza, prosperidad, éxito, etc.

En el próximo artículo te daré unos tips para “desprogramarte y programarte” más fácilmente.

 

Leave a Reply