Narco General nuevo Director General de Contrainteligencia Militar en Venezuela

Hugo_Armando_Carvajal_Barrios_1Ricardo Guanipa.-En la Gaceta Oficial N° 40.153. que circula este jueves según decreto N° 15, fue nombrado el ciudadano Hugo Armando Carvajal Barrios como Director General de Contrainteligencia Militar. Foto: General Carvajal en el CNE, ahora se le relaciona al fraude electoral el pasado 14 de abril.

ANTECEDENTES DE CARVAJAL

El 13 de septiembre de 2008, en un nuevo episodio de las crispadas relaciones entre Estados Unidos y Venezuela, el Departamento del Tesoro designó como colaboradores del terrorismo internacional a los máximos jefes de los servicios de inteligencia de Venezuela

La Oficina para el Control de Bienes Extranjeros (OFAC) de ese departamento incluyó en la lista negra al general Hugo Armando Carvajal Barrios, director de los servicios de inteligencia del Ejército (DGIM) y al jefe de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP), general Henry Rangel Silva,  por  colaboración con las actividades de narcotráfico de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

También fue incluido el saliente ministro del Interior y de Justicia de Venezuela, Ramón Rodríguez Chacín, por actuar como intermediario en un préstamo de $250 millones solicitado por las FARC al gobierno venezolano.

Rodríguez Chacín se habría reunido con las FARC en el palacio presidencial de Caracas, afirma el comunicado de prensa de la OFAC.

Carvajal, Rangel Silva y Rodríguez Chacín “armaron, apoyaron y financiaron a las FARC a pesar del aterrorizamiento y secuestro de inocentes”, afirmó Adam J. Szubin, director de OFAC.

Aunque el comunicado no indica las fuentes de información de las actividades que se le atribuyen a los funcionarios, el millonario préstamo a las FARC y al menos una intervención de Carvajal figuran en los correos electrónicos que las autoridades colombianas hallaron en el computador portátil del abatido jefe de la guerrilla Raúl Reyes.

Según un mensaje de enero de 2007, el líder guerrillero Iván Márquez, quien actuaba como intermediario ante el gobierno venezolano, comentó que el general Hugo Carvajal y otro general venezolano “nos van a conseguir 20 bazucas la próxima semana”.

De acuerdo con el comunicado de OFAC, Carvajal auxilió a las FARC protegiendo cargamentos de drogas y suministrándoles armas para que mantuvieran su control en el departamento colombiano de Arauca, en la frontera oriental con Venezuela.

OTROS NARCOS DE MADURO

El 9 de septiembre de 2011,La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro estadounidense (OFAC) ha incluido en su lista negra a dos militares y dos políticos venezolanos por “actuar por o en nombre de la organización narcoterrorista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)”.

El Tesoro estadounidense asegura que los cuatro funcionarios han dado “apoyo” a las FARC en actividades de narcotráfico y comercio de armas.

La inclusión en la lista de la OFAC prohíbe a los ciudadanos estadounidenses establecer relaciones comerciales con ellos y prevé la congelación de los activos en suelo norteamericano en caso de que existiesen.

Se trata del general Cliver Alcalá, de la Cuarta División Armada y que, según la acusación, ha trabajado en el establecimiento de una ruta para enviar armas a cambio de drogas a las FARC ; el agente de Inteligencia Ramón Madriz, acusado de coordinar labores de seguridad para la guerrilla colombiana; el diputado del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y exalcalde de Caracas Freddy Bernal, que ha servido de mediador entre el Gobierno venezolano y la organización terrorista para la venta de armamento; y el presidente alterno del Parlamento Latinoamericano, Amilcar Figueroa, del que la OFAC afirma que ha comerciado con armas para las FARC.

En esa fecha, Nicolás Maduro, afirmaba ante la televisión estatal que EE UU “está tratando de convertirse en una especie de policía del mundo… juzgando a ciudadanos decentes” de Venezuela, un extremo, ha continuado el canciller, que califican de “abusivo”.

Maduro añadía posteriormente en una nota que la designación de los cuatro funcionarios venezolanos en la lista del Departamento del Tesoro forma parte de una “campaña permanente de difamación orquestada por los centros del poder imperial de EE UU”.

Las relaciones entre Caracas y Washington no han cejado de enturbiarse desde que Chávez ocupara la jefatra de Estado en 1999, sobre todo, en torno a los lazos de su Gobierno con la guerrilla colombiana. No obstante, EE UU sigue siendo el principal cliente de Venezuela en la venta de petróleo.

 

Nota: El Redactor reforzó la historia con informaciones de archivo elaboradas por el servicio de cable.

Leave a Reply