Niños raptados en Tampa estan en Cuba

cole chaseEn Tampa, Florida, la Oficina del Sheriff del Condado de Hillsborough informó que Joshua Hakken y su esposa Sharyn, junto con sus dos hijos, a los que raptaron de la casa de sus abuelos en Tampa, podrían haber huido en un barco de velas a Cuba.

La pareja perdió la custodia de sus hijos el año pasado, luego de que Hakken fuera arrestado por drogas en Louisiana.

Los investigadores estaban siguiendo el lunes una pista acerca de que la familia Hakken llegó a Cuba. La oficina del Sheriff precisó que están trabajando con la Oficina Federal de Investigaciones, FBI, para verificar la información. El FBI  habría contactado a su vez con el Departamento de Estado para tratar de confirmar la información.

Hakken compró un velero de 8 metros de eslora antes de que irrumpieran el miércoles en la casa de su suegra en Tampa, ataran a la señora y se llevaran a Cole, de 4 años, y Chase, de 2.

Un video de vigilancia filmado en un muelle privado en Madeira Beach muestra a Joshua y Sharyn Hakken preparando el barco para zarpar. Otro capta al velero Morgan de 1972 saliendo del cercano Paso Johns hacia el Golfo de México, con la familia a bordo, unas 3 horas y media después del secuestro. La camioneta GMC en que se desplazaban fue encontrada el jueves, abandonada en un estacionamiento de Madeira Beach.

Un experto dijo que la navegación desde Tampa a Cuba en ese bote es “definitivamente factible”, y que podrían haber cubierto los alrededor de 530 kilómetros hasta La Habana en cuatro o cinco días, considerando que hubo calma en el Estrecho de la Florida durante el fin de semana.

Autoridades federales, estatales y locales están buscando por aire y mar la embarcación a lo largo de la costa del Golfo, desde Pensacola hasta los Cayos.También se emitió una alerta por los niños en Florida, Luisiana y otros estados.

Los Hakken habían estado viajando por todo el país anunciando que emprenderían “un viaje final hacia el Armagedón”, explicó la policía de Louisiana al diario The Times-Picayune de Nueva Orleans.

Las autoridades alertaron al Departamento de Niños y Familias, que tomó a los niños bajo su custodia y los puso al cuidado de tutores. Dos semanas después, Joshua Hakken se presentó en la casa de la familia de crianza con un arma de fuego, exigiendo que le devolvieran a sus hijos. Los tutores llamaron entonces al número de emergencias 911 y Hakken huyó sin los niños.

La semana pasada funcionarios de Louisiana otorgaron la custodia de los menores a los abuelos maternos, de cuya casa fueron raptados.

Un funcionario del Departamento de Estado indicó que están al tanto del caso y en contacto con las autoridades locales. El oficial dijo que para esa dependencia es prioridad máxima el bienestar de los estadounidenses en el extranjero, en especial los niños, “que son nuestros ciudadanos más vulnerables”.

Leave a Reply