Tiger Woods en busca de otro chaleco verde en Augusta

tiger woodTiger Woods enfundándose el chaleco verde llegó a ser una tradición de primavera en el campo del Augusta National. Ahora es casi un recuerdo lejano.

Han pasado ocho años desde que Woods embocó un putt de birdie de 15 pies para ganar el Masters en un desempate. Fue su cuarta conquista. Parecía bien encaminado para cumplir con el audaz pronóstico formulado por Jack Nicklaus, que salió tan impresionado que sacó la cuenta de sus seis títulos del Masters y los cuatro ganados por Palmer y dijo: “Este muchacho va a ganar muchos más que estos’’.

Pero el grande que Woods debía dominar se ha convertido en el torneo que más se le resiste.

“Es de esas cosas en las que he estado tan cerca tantas veces en los últimos nueve hoyos el domingo, y no he podido ganar’’, dijo Woods. “Espero que este año lo logre’’.

La edición de 2013 le ofrece la mejor oportunidad de acabar el ayuno, no sólo en el Masters, sino en los otros grandes. Su última consagración en una de las cuatro grandes citas fue en el Abierto de Estados Unidos de 2008.

Por primera vez en años, Woods está en plenitud física. Está radiante de felicidad tras el escándalo que arruinó su matrimonio e imagen, al anunciar hace unas cuantas semanas atrás que está saliendo con la esquiadora olímpica Lindsey Vonn. Ha vuelto a ganar con frecuencia: seis títulos en sus últimos torneos en la gira de la PGA.

“Todos están aguardando que gane un major’’, dijo Hunter Mahan.

Woods necesita otro chaleco verde. Lo lució por última vez para la cena de campeones tras imponerse en 2005 y como campeón vigente en la ceremonia de presentación al año siguiente.

Woods falló demasiado con su putt en 2006, desperdiciando dos veces oportunidades de eagle desde 15 metros en la segunda mitad del recorrido del domingo, para quedar tres golpes detrás de Phil Mickelson. Allegados a Woods dicen que jugó presionado al saber que iba a ser la última vez que su padre veía el Masters. Earl Woods falleció un mes después.

“Sólo quería que disfrutara de una victoria más en un campeonato grande y no pude conseguirlo”, dijo Woods. “No ha habido otra derrota que me dejara una sensación semejante”.

¿Por qué Tiger no ha podido ganar en ocho años? Lo ignoro”, dijo Graeme McDowell. “Tal vez el estilo de juego actual de los golfistas es más agresivo y no es el Tiger de 1997 que marcaba diferencia con su juego a distancia. Creo que ahora hay tantos rivales que pueden hacerlo’’.

Uno de ellos es Rory McIlroy, aunque la futura estrella del golf atraviesa un mal momento.

El norirlandés de 23 años ganó el Campeonato de la PGA en agosto para su segundo grande. Un mes después se convirtió en el primer jugador en ganar torneos seguidos con Woods entre los adversarios durante los playoffs de la Copa FedEx. McIlroy cerró el año como líder de ganancias en las giras de la PGA y Europa, sin duda el mejor golfista de la temporada.

Pero ahora mismo pasa por una crisis. McIlroy anda de capa caída. No pasó el corte en Abu Dabi. Perdió en primera ronda en el Campeonato de Match Play. Se retiró tras 27 hoyos en el Honda Classic.

 

Leave a Reply