Tras la Pista: Venezolanos

ricardo guanipa 2Por: Ricardo Guanipa.-Los venezolanos estamos tomando una mala fama en Miami la cual tenemos que salir  hacerle frente, basta con que un compatriota se destaque exitosamente para que sus mismos paisanos lo asesinen moralmente.

Chiquinquira Delgado se ha destacado en la televisión miamense, de ella he escuchado un sinfín de comentarios nada agradables pero en fondo se que todo es mentira producto de la envidia.

Lo mismo ha ocurrido con mi amigo Raúl González, un muchacho que paso trabajo del bueno hasta que Univisión le dio la oportunidad en Despierta América, que lo catapultó a la senda del éxito, bien por él, consagró el sueño americano.

Otra persona que disfruta de la miel del éxito y la prosperidad es mi querida y admirada amiga Carines Moncada, con Cari me desvelo para ver su interesantes reportajes todas las madrugadas en el canal 51, vaya ejemplo de periodismo de altura, orgullo criollo Made in Venezuela.

No me gustaría dejar por fuera a otra dama a quien me une un especial sentimiento de afecto y agradecimiento, mi colega Lourdes Ubieta, a Lulu le sobran detractores, es que al igual que los anteriores, la envidia genera eso, difamación, mentiras, calumnias,  porque existen algunos venezolanos que no pueden aceptar que compatriotas luchadores consagren la victoria con honor y decoro, haciendo las cosas correctamente y eso Dios lo premia con creces, por esa razón escucho actualidad 1020, Lulu me hace reír, me hace reflexionar, pero sobre todo mi querida Lulu me mantiene informado con ese estilo tan personal que maneja la noticia y sus entrevistas.

Usualmente cuando asisto, como pocas veces, alguna reunión social, me convierto en defensor público de mis compatriotas, tan es así, que hasta he escuchado los peores disparates hasta en contra del golfista venezolano Jonathan Vega, a quien ni conozco, pero basta con ser exitoso para que el enjambre de la calumnia lo quiera devorar.

Hay otros que no son famosos, pero también siento admiración y respeto,  mi querida Mónica Mejías, ella va a lograr sus metas, tiene un mega proyecto de televisión que está a punto de explotar y no dudo que le dará mucha  abundancia económica,  a partir de eso momento se convertirá en el blanco de las venenosas lenguas de difamadores de oficio, vamos Mónica, adelante y has de ese sueño una realidad.

Otra heroína anónima es mi adorada Mirtha Galleti de Fernandez, maestra de profesión, ella con ese gran don que le ha dado Dios ha sacado adelante a estudiantes que prácticamente estaban desahuciados intelectualmente,  y los ha sacado adelante a través de su arma secreta, el amor.

Mirtha ha sido una de mi peores crítico, revisa al detalle cada unos de mis trabajos para reclamarme con ternura algunos de mis innumerables errores, pero de eso se trata, una crítica constructiva, eso es amistad.

En mi próxima entrega les hablare de Gaby y Guillermo, mis adorados tormentos.

Leave a Reply